Volver al blog
Nordeste de Brasil: 6 playas que no te puedes perder

Toda su paz y amor

Para llegar a “Jeri”, el viaje incluye vehículos 4×4 que ingresar por interminables dunas hasta llegar a un pequeño oasis de hamacas sobre el agua. Este pueblo del noreste de Brasil apareció en los años 70 como un refugio perfecto de paz y amor.

En este lugar de Brasil se vive pausadamente. Donde todo tiene un tono tranquilo y romántico. Al ser Reserva Nacional, Jeri se ha mantenido libre de grandes cadenas hoteleras, las calles sin pavimentar de Jericoacoara le dan un carácter rústico y autóctono de aldea de pescadores; y el área está salpicada por lagunas transparentes, bancos de arena y bosque de manglares habitados por cientos de caballitos de mar.

DATO: Si te gustan los deportes, para practicar surf y kitesurf no te puedes perder la ventosa playa Malhada. La playa llamada Pera, es para relajarse y disfrutar de los chiringuitos en la playa. A una hora están Lagoa Azul y Lagoa Paraiso, ambas con aguas transparentes y unidas por un banco de arena

Paseos en jangada

A una hora del aeropuerto de Recife, en el nordeste de Brasil, Porto de Galinhas tiene más de 16 kilómetros de playas exquisitas, tibias piscinas naturales, y un pueblo con una calle principal con restaurantes y tiendas.

Gracias a una barrera coralina ubicada a sólo 100 metros de la orilla, el agua en Muro Alto es ultra tranquilo. Aquí, coloridas jangadas (balsas a vela) llevan a los turistas a los principales puntos para hacer esnórquel.

En el otro extremo, con un oleaje desafiante, están Maracaípe y Cupé, las preferidas de los surfistas. También es atractivo el Pontal de Maracaípe, con aguas limpias y calmas que se unen con el río, formando manglares en donde puedes ver caballitos de mar.

El lugar trendy

Aguas celestes y palmeras infinitas. Esa es la imagen de Barra de São Miguel, a 30 kilómetros de Maceió, ciudad y zona conocidas por sus grandes corales y piscinas naturales.

Aquí están las increíbles playas de Niquim y Barramar, y la Playa Meio, ideal para tomar clases de surf y stand up paddle. Bonita y Das Conchas son perfectas para bucear y nadar con absoluta tranquilidad. Y para ver el encuentro del mar con la laguna y el río, Mirante Alto de Santana ofrece vistas inmejorables.

Uno de los hoteles que se destaca en esta zona del nordeste de Brasil es el resort Kenoa, un espacio ecofriendly que cada día atrae a gente que impone tendencia –desde fashionistas hasta empresarios. Una mezcla de glamour y estilo sobrio, sin grandes pretensiones.

Para desaparecer del mundo

Es una travesía llegar a Boipeba desde Salvador de Bahía. El camino es muy largo, húmedo y polvoriento, pero es justamente eso lo que mantiene a esta isla protegida de las grandes masas de turistas.

Boipeba es parte del Archipiélago de Tinharé, que también aloja al Morro de Sao Paulo, lugar lleno de onda en el nordeste de Brasil. En esta zona respiras esa sensación de no tener apuro porque… no hay nada que hacer. Salvo, lógicamente, disfrutar de sus más de 21 kilómetros de playas solitarias, de sus posadas, de sus manglares, de sus calles peatonales de arena, de los lugareños que aún te miran con curiosidad, y de todo el encanto de esta suerte de Polinesia en Bahía.

Acceso restringido

Este archipiélago del nordeste de Brasil es uno de los lugares más exclusivos del país. Es una reserva ecológica compuesta por 21 estupendas islas de origen volcánico. Sus playas siempre aparecen entre las más bonitas del mundo.

A Noronha pueden ir no más de 400 visitantes cada día para no colapsar su ecosistema este refugio de calma. Y los que estén en la isla deben pagar un impuesto ecoturístico (de más de $10.000 diarios) para ayudar a la mantención del archipiélago.

DATO: La playa Leao es donde las tortugas desovan entre diciembre y julio. Si quieres ver un espectáculo natural, no te puedes perder el de los delfines, en Mirante dos Golfinhos.

En buggy por la playa

En un viaje a esta ciudad brasileña puedes visitar el fuerte Dos Reis Magos Este lugar fue el escenario de brutales batallas entre los colonos portugueses, piratas franceses, invasores holandeses e indios nativos; es una parada obligada para los turistas que llegan a la zona.

También, puedes andar en Buggy por sus dunas, es una de las atracciones más emocionantes en esta ciudad brasileña. En Natal las playas están rodeadas por dunas, por lo que es recomendable visitarlas en estos carros.

Natal tiene playa para todos los gustos; grandes olas para los amantes del surf, familias que buscan desconexión y amigos que llegan a este rincón del mundo por diversión.

Entre las playas más visitadas está Ponta Negra, perfecta para los que hacen surf y windsurf. Mientras que para los que buscan aguas más tranquilas pueden conocer Playa Via Costeira o Praia do Meio. Además, hay un conjunto de playas al norte de la ciudad donde la más conocida es Praia do Forte, con su piscina natural rodeada de arrecifes de coral.

¿Te gustaría conocer algunos de estos lugares? En nuestras tiendas COCHA o a través de www.cocha.com, siempre podrás encontrar los mejores paquetes, hoteles y vuelos para disfrutar a concho la experiencia en un viaje a estos rincones del mundo.

 

Descubre la infinita cantidad de playas de Brasil
Para este destino podrás encontrar
Compartir
Brasil Playas Vacaciones
Recomendados