Volver al blog
72 horas en Barcelona

Dicen que una de las mejores maneras de descubrir una ciudad es caminando y perdiéndose en sus calles, y Barcelona fue precisamente hecha para esto. Si partes tu día desde uno de sus puntos neurálgicos como Plaza Catalunya, puedes empezar por dirigirte hacia La Rambla. Esta vía peatonal llena de vida y de pequeños cafés y negocios es perfecta para empezar a sentir la esencia de alegría catalana que caracteriza a este lugar.

A medida que la recorres, te encontrarás con La Boquería, el mercado más famoso de toda Barcelona. Si hablamos de lugares que son capaces de estimular tus papilas gustativas, este es uno de ellos. Ahí encontrarás muchos puestos que venden fruta local, dulces típicos y por supuesto, muchas, pero muchas tapas. También, no puedes dejar de probar el pescado y los mariscos de este mercado, sus platos fuertes, considerando que es una ciudad portuaria.

Luego de caminar por La Rambla, puedes optar por seguir tu recorrido por el Barrio Gótico. Aquí podrás empaparte de la esencia de las pequeñas callejuelas que aún conservan sus construcciones antiguas con adoquines, edificios con pequeñas ventanas y por supuesto una calle con tiendas para hacer shopping. En tu travesía te irás encontrando con una serie de pequeños secretos: plazas, Iglesias y más que irán redondeando tu estadía.

Para una despedida increíble de un primer día en Barcelona, te recomendamos que aproveches de visitar la Casa Batlló, una de las tantas obras de Gaudí que hay en Barcelona y que iluminada de noche es aún más increíble que de día. Para quienes dudan sobre si entrar o no, la entrada vale totalmente la pena. Adentro podrás entender un poco más de la inspiración artística y arquitectónica de Gaudí, quien tomó la belleza de la naturaleza como inspiración en cada una de sus obras. En el último piso hay una azotea llena de azulejos desde donde podrás contemplar Barcelona y tener una vista privilegiada de la ciudad.

Tu segunda mañana querrás pasarla seguramente caminando por la playa. La Barceloneta es uno de los lugares más entretenidos y a la vez relajantes para descubrir Barcelona, ya que suele estar llena de shows en la vía pública y personas que hacen uso de este privilegiado lugar de sol, mar y arena. Si vas en primavera es igualmente llamativo, ya que los locales suelen hacer uso indiscriminado de la playa hasta que las temperaturas realmente bajan.

Al llegar al final de la Barceloneta hay una serie de excelentes restaurantes donde puedes almorzar, al son de alguna buena música de fondo y por supuesto, una vista privilegiada y la simpatía que caracteriza a los españoles.

Si quieres seguir tu día y agregar algo de arte y cultura a tu itinerario, visitar la Sagrada Familia es un panorama obligado. Si bien es una obra que a 100 años del inicio de su construcción no ha sido terminada y durante los 15 años ha estado sometida a arreglos, sigue siendo un espectáculo y una de las construcciones emblemas de Gaudí. Te recomendamos que para asegurar tu entrada y agilizar tu visita compres tu entrada a través de internet.

Para finalizar un segundo día increíble en Barcelona, puedes visitar los Bunkers de Carmel, donde, según los rumores, tendrás una de las mejores vistas panorámicas de toda la ciudad iluminada.

La huella de Gaudí se hace presente en varios lugares de Barcelona, y uno de los más importantes es en Parc Güell. Esta construcción está un poco más alejada de la ciudad, por lo que probablemente te tomará alrededor de una mañana entera visitarla y recorrerla. La historia tras una de las muestras más fieles del estilo arquitectónico de Gaudí, es la de un proyecto fallido de una ciudad jardín que nunca llegó a su fin, por lo que el ayuntamiento de Barcelona la hizo suya y abrió este lugar como sitio turístico para la ciudad.

Considerando que la salida de la mañana es bastante cansadora porque verás que recorrer este lugar es toda una travesía, te recomendamos que dediques este último día a perderte por las calles más transitadas de Barcelona y termines cerrando con broche de oro tu paso por esta ciudad con una visita a Ciutat Comtal, una de las taperías más emblemáticas de este lugar. Llega con hambre y disfruta de esta increíble experiencia culinaria en la que la diferencia de minutos entre tu pedido y la comida servida frente a ti no será de más de 5 minutos. Si o si debes pedir una jarra de sangría para acompañar y hacer un brindis por 72 horas increíbles, en una ciudad que tiene mucho pero mucho por ofrecer.

Si te sobra tiempo, te recomendamos que también pases por el Palau de la Música Catalana, el Arc de Triomf y La Pedrera.

¿Te animas a conocer Barcelona en 72 Horas?
Para este destino podrás encontrar
España Barcelona La Viajeria Arquitectura
Recomendados