Beijing

Al noroeste de China, a más de 19.000 kilómetros de Santiago de Chile

Beijing ofrece las cuatro estaciones del año muy marcadas. Un invierno frío y seco, que poco a poco da pie a un verano de calor tropical acompañado de abundantes lluvias.

Beijing, la pequeña China

Conocida como Beijing (o Pekín), la capital de la República Popular China es una de las metrópolis más habitadas del mundo, albergando a más de 21 millones de personas en sus 16.800 kilómetros cuadrados de superficie.

 

Al ser una de las capitales históricas de China, Pekín concentra un importante registro de piezas arquitectónicas que se han mantenido a lo largo del tiempo.

¿Qué hacer en Beijing?

Un imperdible de Beijing es la Ciudad Prohibida, uno de los complejos mejor preservados de la arquitectura imperial china. Con cerca de 10 mil habitaciones que no pueden ser visitadas, fue forjada por más de 200 mil trabajadores y tras años de restauración, abrieron al público los dormitorios de las emperatrices y concubinas.

Ciudad Prohibida

Visita el Palacio de Verano, un edificio elegante e imponente. En el lugar encontrarás pagodas de madera (sorprendentes piezas de arquitectura de hasta cinco pisos terminadas en una oda al rayo), templos en colinas, escaleras infinitas y de colores mágicos, las que esconden un Patrimonio de la Humanidad imperdible y un descanso de la agitada ciudad.

Palacio de Verano en Beijing

No dejes de visitar el Templo del Cielo, uno de los mejores ejemplos de arquitectura religiosa en China. Donde destaca si triple tejado redondo de mosaicos azules barnizados, el que contiene tres edificios principales reservados para la plegaria del emperador, el hijo del cielo. Uno de ellos, el hall de oración para las buenas cosechas, impacta por el ensamblaje de las vigas que soportan el techo, sin usar ni un sólo clavo.

Templo del cielo

Obviamente ninguna visita a Beijing está completa si no visitas la Gran Muralla China. Destaca por sus 14 secciones, todas muy visitadas, con diversas panorámicas. Diviértete sacándote fotos en esta construcción que se ve desde el espacio. Una muestra de poderío chino. Sorpréndete con las tumbas de la Dinastía Ming, construidas en el año 1400.

Qué Comer
Qué Comer

Visitar Beijing implica degustar algunos de los sabores más característicos de la cocina china, y ojo que no tiene que ver con lo que comemos aquí. Imperdibles son el Pato Laqueado y el hígado frito, aunque si lo que buscas es una experiencia única, no debes dejar de probar la cocina imperial, donde se combinan algunos alimentos con propiedades medicinales junto a sabores típicos como el bambú, gingseng, entre otros.

¿Quieres que este sea tu próximo destino?
Para este destino podrás encontrar
Compartir
Recomendados