Roma

En el centro poniente del país, a unos 31 kilómetros de la costa del Mar Tirreno, y a unos 200 kilómetros al norte de Nápoles.

Ver Google Maps

De abril a junio, y de septiembre a octubre hay temperaturas agradables y sin tantas aglomeraciones. A mediados de junio llega el calor intenso, y en julio, los turistas.

Roma, museo viviente

Un lugar predilecto para los viajeros que aman la historia. Cada pasaje y calle cuenta una historia diferente. No por nada se le conoce como la Ciudad Eterna, donde es posible palpar el pasado de la humanidad. La capital del Imperio Romano aún influye a todo el mundo con su cultura, lengua, literatura, arte, arquitectura, gastronomía y religión, entre otros ámbitos.

La capital de Italia tiene para ofrecer una gran cantidad de lugares históricos, partiendo por el Coliseo Romano, escenario de batallas construido en el siglo I d.C. Se ubica en el centro de Roma y en sus alrededores está el Foro Romano, donde se desarrollaba la vida social del imperio.

¿Qué hacer en Roma?

La elegante Fontana de Trevi –conocida como la fuente más linda del mundo– llama la atención por sus impresionantes figuras de Neptuno y por las alegorías de la abundancia y la salud. Algo similar ocurre en la Piazza Navona, con sus preciosas fuentes y cafés históricos; y también con la Piazza Spagna y su larga escalinata siempre repleta de gente.

Camina por las vías Vittorio Veneto y Condotti, famosas por sus tiendas elegantes, glamorosas y caras; recorre las Termas de Caracalla y deja que la mente se imagine una jornada de baño y ocio en la Roma clásica. Piérdete por las calles estrechas y encantadoras del Trastevere, uno de los pocos barrios que aún conservan trazados de la época medieval.

Otro lugar imperdible es el Estado independiente llamado Ciudad del Vaticano (el país más chico del mundo). Recorre sus calles hasta llegar a la imponente Plaza de San Pedro, coronada por la basílica del mismo nombre, custodiada por la guardia suiza, y en la que está la tumba de San Pedro, el padre de la cristiandad. No te pierdas los Museos Vaticanos, todas construcciones llenas de obras de arte simplemente magistrales, y la sublime Capilla Sixtina, en el Palacio Apostólico.

¿Qué comer?
¿Qué comer?

Bucatini all’amatriciana es uno de los platos favoritos de los romanos (spaguetti hueco con gricia, salsa con una especie de tocino, guindilla, aceite de oliva y tomate). Otro imperdible son los spaguetti carbonara, con huevo, queso, aceite de oliva, tocino y pimienta negra.

¿Quieres que este sea tu próximo destino?
Para este destino podrás encontrar
Compartir
Recomendados