Punta Arenas

En el extremo sur de Chile, a 3.416 kilómetros de Santiago.

Ver Google Maps

Entre noviembre y marzo no hay nieve y hace menos frío, aunque de todos modos llueve.

Punta Arenas, capital del fin del mundo

Conocida por sus fuertes vientos, invita a deslumbrarse con los encantos naturales que la rodean. Conserva un bello patrimonio arquitectónico y es perfecta para probar las delicias de la Patagonia, como la centolla y el cordero. Desde aquí podrás llegar a Cabo de Hornos, las Torres del Paine y a lugares de paisajes y de fauna excepcionales.

Desde el Cerro de la Cruz puedes tomar la foto tradicional: coloridos techos rojos, azules y amarillos, y los principales edificios iconos de la ciudad. A lo lejos se ve Tierra del Fuego.

¿Qué hacer en Punta Arenas?

En el plano, descubrirás el Palacio Sara Braun, el edificio más suntuoso de la ciudad, Monumento Nacional, y que hoy opera como hotel. El palacio flanquea a la Plaza de Armas –rodeada también por la Catedral, y el icónico hotel Cabo de Hornos–, en cuyo centro hay una escultura dedicada a Hernando de Magallanes, con un indio patagón en un costado. Muchos le besan el pie para la buena suerte y volver a la ciudad.

Que te alcance el tiempo para recorrer el hermoso cementerio, lleno de mármoles, detalles y cipreses; ir al Fuerte Bulnes (primera construcción chilena en el área del Estrecho de Magallanes, en 1843), e ir de excursión al Monumento Natural Los Pingüinos, en Isla Magdalena, adonde cada año llegan más de 60 mil parejas de pingüinos magallánicos.

A unos 260 kilómetros al norte de Punta Arenas se encuentra la misteriosa cueva del Milodón, Monumento Natural ubicado cerca de la entrada sur de Torres del Paine. Éstas, Parque Nacional y Octava Maravilla del Mundo, son la meca del trekking y de la vida al aire libre. Cuenta con una red de senderos, lagos, glaciares, boques y montañas repartidos en más de 227 mil hectáreas. Todas, con una belleza escénica que ha convertido al parque en un destino reconocido a nivel mundial.

Desde Punta Arenas, también puede acceder a otro bello lugar del extremo sur de Chile, Puerto Natales. Este pueblo-ciudad cuenta con una variada oferta hotelera y gastronómica, que se mezcla con la belleza de la zona. Además de ser una parada obligada antes de perderse por los senderos de las Torres del Paine y la Patagonia chilena, desde Natales zarpan pequeñas embarcaciones que –si el clima lo permite– navegan por el Seno de Última Esperanza hacia los glaciares Balmaceda y Serrano. También es el lugar de partida para una excursión al precioso glaciar argentino Perito Moreno.

¿Qué comer?
¿Qué comer?

Entre las comidas típicas de la zona abundan las carnes, pescados y mariscos. En los restaurantes de la ciudad podrás disfrutar de centollas, paté de castor, corderos, mariscos, pescados, ñandú, guanaco; cremas y salsas de calafate y ruibarbo.

¿Quieres que este sea tu próximo destino?
Para este destino podrás encontrar
Compartir
Recomendados