Iguazú

Ubicado en la “triple frontera” en donde limita Argentina, Brasil y Paraguay.

Entre los meses de Agosto y Octubre o entre Marzo y Abril, cuando las temperaturas máximas rondan los 30º Celsius

Iguazú, paraíso sin fronteras.

Este destino está justo donde se unen los cauces de los ríos Paraná e Iguazú, para caer con fuerza en un escenario lleno de bosques tropicales y una fauna multicolor.
Las Cataratas de Iguazú son un espectáculo que se extiende por casi 3 kilómetros, donde se cuentan unas 275 caídas de agua que pueden medir hasta 80 metros.

Para explorar la zona de Iguazú se puede entrar por el territorio argentino, llamado Puerto Iguazú, o por el lado brasileño, conocido como Foz de Iguazú. La experiencia que tengas dependerá de lo que elijas, mientras el lado argentino destaca por su excelente oferta gastronómica, hotelería y entretención; el sector brasileño tiene mucha más aventura al natural.

¿Qué hacer en Iguazú?

Para acceder a las cataratas, es necesario llegar al Parque Nacional Iguazú, el que posee accesos desde Argentina y Brasil (ambos con precios, horarios y atracciones diferentes). En el parque podrás encontrarte con una vegetación exuberante, al tiempo que podrás disfrutar de la compañía de ocelotes, tucanes, mariposas, yacarés y muchos más.

El rincón más famoso de las cataratas es la Garganta del Diablo, un área con forma de herradura donde se encuentran las caídas más altas de agua, a las que te puedes acercar si te subes a un bote y emprendes un viaje hacia las cascadas. Y es bueno que lo sepas, te vas a mojar… quizás termines siendo uno con el agua.

Siendo honestos, es difícil describir lo que se siente al estar en este lugar, al ver cómo el agua cae con fuerza bajo tus pies o frente a ti, al tiempo que se levantan velos blancos con millones de pequeñas gotas, de los que se desprenden infinitos arcoíris.

Qué Comer
Qué Comer

Aquí tienes que probar los pescados típicos de la zona, como el surubí, pacú, paty o manguruyú; que se suelen servir a la parrilla, al horno o apanados. Otras delicias de la zona son los Chipás o chipacitos, pancitos de harina de mandioca tradicionales de Paraguay, muy similares al pao de queijo brasilero.
Para beber, cuando el calor arrecia es mejor tomar un tereré, una versión modificada del mate, pero en lugar de ser cebado con agua caliente, se usa una gaseosa o agua bien fría.

¿Quieres que este sea tu próximo destino?
Para este destino podrás encontrar
Compartir
Recomendados